Consejos para un Crucero con niños

  Publicado el

10/10/2019 - 13:53

Este verano decidimos hacer algo diferente con mi peque de 4 años, normalmente elegimos una estancia en un hotel de playa con toboganes, miniclub y otros niños con los que jugar, pero aprovechando una buena oferta de Vacaciones Singles en un Crucero Last Minute por el Mediterráneo, nos lanzamos a reservar!

Lo primero fue renovar el Pasaporte y DNI al niño, ya que estaba caducado y nos lo pedían en vigor desde Pullmantur, os aconsejo pedir cita previa con tiempo (en nuestro caso no teníamos cita, pero como el barco zarpaba en unos días y llevábamos la factura, nos lo hicieron sin cita previa pero tuvimos que esperar 3 horas con el niño en la comisaría).

En cuanto a qué llevar en la maleta para un Crucero, en nuestro caso, al ser Agosto fue bastante fácil:

  • Bañadores y manguitos para el niño (las toallas de piscina las facilitan en el barco).
  • Ropa ligera y cómoda, sandalias y deportivas (hacía mucho calor y en las escalas se patea mucho las ciudades así que es muy importante la comodidad.
  • Chubasqueros (al final no tuvimos que usarlos, pero la predicción daba lluvia algunos días).
  • Ropa informal para la noche, algo más elegante para la cena de gala y ropa blanca para la noche en blanco (en Pullmantur, los viajeros son casi todos españoles y no suelen arreglarse excesivamente para la noche como sí sucede en otras navieras, lo cuál es mucho más cómodo)
  • Carrito para el niño (aunque en el día a día con 4 años ya no lo usamos, hay que tener en cuenta que visitando las ciudades se anda muchísimo y fue un acierto llevarlo)
  • Crema solar, gorras y mochilas.
  • Biodramina, por si la necesitas.

A tener en cuenta que NO puedes llevar plancha de ropa ni planchas para el pelo.


SUGERENCIA PARA EL VIAJE HATA LA CIUDAD DE SALIDA

La mayoría de Cruceros por el Mediterráneo zarpan desde Barcelona, si os queda algo lejos y no queréis hacer el viaje en coche de un tirón, una buena opción (que nosotros hicimos), fue hacer escala el día antes en Port Aventura, así que compramos unos pases de tarde a través de su web, que por aproximadamente 20€ por persona nos permitían acceder al parque de 19:00h a 00:00h (horario que suelen mantener en temporada alta y que para un niño de 4 años, es más que suficiente para disfrutar de las atracciones, desfile y espectáculo). En cuanto al alojamiento de esa noche, optamos por un apartamento en Salou que a través páginas como Booking o Airbnb sale bastante bien de precio.

Una vez en el parque recomiendo visitar la zona de Sésamo Aventura ideal para los más pequeños y, sobre todo, el desfile y espectáculo final antes del cierre del parque, altamente recomendable…

Al día siguiente, salimos sobre las 10h de Salou rumbo al Puerto de Barcelona, se tarda 1 hora y 30 minutos más o menos, y en un tris te plantas allí.

LA BUENA IDEA DE DEJAR EL COCHE EN EL PARKING EN EL PUERTO
El coche decidimos dejarlo en un parking. Miramos varias alternativas y la mejor con diferencia fue dejarlo en el Parking Barcelona Port de la terminal E 

Estaba entre 10 y 15 minutos andando de la terminal B desde dónde salía nuestro barco, el precio estaba bien en comparación con los otros parkings de la zona, 68€ toda la semana.

Además, el sistema de lector de matrículas te permite entrar y salir sin ningún tramite al estar previamente prepagado por web. Para no andar con las maletas, al pasar por la terminal B se puede parar y dejar el equipaje ya facturado, otras veces lo había hecho de otra manera pero el parking del puerto resulto ser infinitamente más cómodo.

EMBARCANDO
Sobre las 11.45h nos dispusimos a embarcar, a esa hora la cola era bastante considerable, pero tuvimos suerte, al tener reservada una Junior Suite teníamos una serie de privilegios incluidos en el servicio The Waves como era el de embarque preferente, lo cuál en ese momento agradecimos bastante, y si os lo podéis permitir (la diferencia no es mucho) ¡merece mucho la pena!, tiene acceso al The Waves Yacth club (un bar exclusivo con wifi), prioridad en embarques y desembarques, pase preferente a espectáculos etc..  

Nos recibieron con copas de cava, agua y zumos para el peque, y en 5 minutos registramos la tarjeta de crédito a la que cargarían las propinas (obligatorias) y cualquier otro gasto que hicieras dentro del barco, nos dieron las tarjetas de embarque y adelante!! (solo en ese trámite te ahorras mucho tiempo)

EL BARCO
El buque era el Sovereing de Pullmantur, yo ya conocía las navieras Norweigian, MSC y Royal Caribbean y cada una tiene su punto fuerte, pero la gran ventaja de Pullmantur sin duda, es el idioma. En el barco, todo el mundo habla español y la animación es en nuestro idioma, lo cual hace que la travesía sea muchísimo más divertida, además el Todo Incluído ayuda bastante!!

LA NAVE MIL BURBUJAS Y SUS TROTANAUTAS
El primer día y medio fue de navegación, lo que nos permitió conocer el barco y realizar un gran descubrimiento… el Miniclub del Sovereign es espectacular, se llama Nave Mil Burbujas y está dirigido a niños entre 4 y 12 años (los de 3 años pueden ir acompañados), los niños se convierten en Trotanautas a los que se les entrega un pasaporte el primer día, que deben ir completando cumpliendo misiones para derrotar al pulpo Plastifétido, que se dedica a robar la comida del barco...  El miniclub cumple una función importante, puesto que a las 21:30h, justo antes del espectáculo en el teatro, una locución avisaba a todos los niños del barco para que fueran a la Nave Mil Burbujas a cumplir la misión y derrotar al pulpo, con lo que los padres quedábamos libres para ver el espectáculo, tomar una copa en la discoteca del barco etc.. …  A tener en cuenta que el sábado (el día que tenían más animación en el barco), organizaban una fiesta de pijamas y por 30€ podías dejar a dormir al niñ@ en el miniclub toda la noche.

ITINERARIO Y EXCURSIONES
En cuanto a las escalas, en nuestro caso visitamos: Nápoles, Roma, Pisa, Mónaco y Séte.

A tener en cuenta, que si no contratas las excursiones oficiales de Pullmantur, corréis el riesgo de que ante cualquier imprevisto el barco NO ESPERA… Aún así, nosotros sólo cogimos la excursión oficial en Roma, el resto lo hicimos por nuestra cuenta.

Nápoles

En esta ciudad, se ofrece sobre todo la posibilidad de visitar Pompeya y Capri (se cogen los barcos en el mismo puerto), pero nosotros al no conocer Nápoles decidimos visitar la ciudad, así que en el mismo puerto montamos en un bus turístico que nos permitió ver una panorámica en pocas horas… Como sugerencia culinaria no dejéis de probar la pizza Margarita (originaria de Nápoles) y la salsa napolitana, un placer para el paladar…

Roma

El barco atraca en el Puerto de Civitavecchia a una hora y media en bus de Roma, en este caso, al contratar la excursión de "Roma a tu aire", nos citaban a las 8h de la mañana en el teatro (a tener en cuenta que el desembarque es lento, puesto que es la hora de salida de todas las excursiones), sobre las 10:30h llegamos a la ciudad eterna.  El bus nos dejaba en el centro y nos recogía a las 15:15h (dato que no sabíamos cuando la contratamos, puesto que la hora de todos a bordo eran las 18:30h, y podían haber dado un poco más de margen para disfrutar de la ciudad). En un crucero anterior, decidimos ir desde Civitavecchia en tren por nuestra cuenta, es barato y tarda unos 45 minutos, pero creo recordar que había huelga y tuvimos que esperar una hora a que pasara un tren… En cualquier caso Roma es parada obligada… bellísima!!

Livorno

Desde el Puerto de Livorno es muy fácil visitar Pisa y Florencia. Desde el puerto pusieron un bus que por 5€ ida y vuelta te dejaba en el centro de la ciudad, desde allí cogimos un bus hacia la estación de tren (los tickets se sacan en los kioskos por unos 2€), y en 5 minutos estábamos en la estación.

Desde allí salen trenes a todas horas hacia Pisa y Florencia, a Pisa se tardan 15 minutos aproximadamente y el precio está en torno a 3€, a Florencia se tarda 1 hora y 20 minutos y por 10€ por trayecto se puede conseguir. Aconsejo elegir uno de los dos destinos puesto que si vas a Florencia hay muchísimas cosas para ver y merece la pena dedicarle todo el tiempo. En nuestro caso visitamos Pisa, puesto que hacía poquito que habíamos visitado Florencia y al peque le hacía mucha ilusión ver la torre inclinada y hacerse la típica foto sujetándola…

Villefranche (Mónaco)

Villefranche es la típica postal de la Costa Azul francesa con las casitas en lo alto de las montañas y el pueblo de pescadores al fondo, pero con un nivel de vida muy elevado.

Reseñar que no tiene puerto, el crucero fondea, por lo que el desembarque se hace con barcos hacia la costa, consiguiendo unas vistas preciosas.

Andando desde dónde te deja el barco hacia la derecha, en unos 10 minutos se llega a la estación de tren, desde allí es posible visitar tanto Niza como Mónaco. A Niza se tardan 10 minutos y el precio son unos 2€ por persona y trayecto (los menores de 4 años no pagan), a Mónaco (en sentido contratrio) se tardan unos 15 minutos y cuesta unos 3€.

En nuestro caso visitamos Mónaco, una vez allí se puede ir andando a la zona del Casino y para visitar la Roca, la zona antigua dónde está el palacio y la catedral, es recomendable coger un bus que por 2€ te deja arriba (el billete se puede sacar directamente en el bus) y hacer después el mismo trayecto en sentido contrario para volver a la estación.

Sete (Francia)

La última escala de nuestro crucero fue Sete, un pequeño pueblo de la costa francesa que es conocido como la Venecia francesa por sus canales. Nosotros estábamos agotados y decidimos disfrutar del barco y refrescarnos en la piscina en lugar de visitar la ciudad, pero la verdad es que tenía muy buena pinta.

El peque aguantó fenomenal las caminatas en las escalas gracias al carrito (imprescindible), y del barco directamente se enamoró…  La animación de niños y adultos es magnífica y siempre había cosas que hacer, además en el camarote había un canal de televisión en el que podían ver películas infantiles en español y en inglés.

En cuanto a las comidas, el bufet tiene múltiples opciones para adultos y niños y la calidad es muy buena!! Me sorprendió que el todo incluido cuenta con bebidas de primeras marcas y es muy completo. El restaurante a la carta era un poco más repetitivo para los peques, puesto que el menú infantil tenía pocas opciones (hamburguesa, pasta, pizza…) pero el bufet era muy variado, con opciones vegetarianas y veganas.

Mucha gente me pregunta acerca de si te mareas en el barco, vaya por delante que yo me mareo hasta conduciendo, incluso bañándome en el mar con el simple vaivén de las olas… pues el barco es tan grande, que aunque a veces percibes un poco de movimiento (sobre todo la última noche en la que cruza el Golfo de León), no llegas a marearte en ningún momento, yo la última noche tomé una biodramina y al espectáculo!! El peque en ningún momento se mareó… En conclusión decir que la experiencia del crucero con mi hijo fue maravillosa y que ya estamos planeando el siguiente!! Os animáis??



* Ver oferta de Crucero con niños en SEMANA SANTA en este mismo barco
* Ver oferta de Crucero con niños en VERANO en este mismo barco